Certificado energético: qué es, cuánto cuesta y cómo obtenerlo

El certificado energético es un documento obligatorio para vender un apartamento en toda España. Esto indica el nivel de consumo de energía del piso y es muy importante para el comprador.

¿Qué es el certificado energético de una vivienda y para qué sirve?

Si queremos vender o alquilar nuestra casa, es posible que hayamos escuchado antes el concepto de «certificado energético». Este documento indica la cantidad de energía que requiere nuestra propiedad y certifica el nivel de eficiencia energética de la casa.

Es decir, gracias a este documento podemos hacernos una idea de las condiciones energéticas en las que se encuentra la vivienda: si requiere mucho consumo y son necesarias reformas para evitar consumir más de lo necesario o si está en perfecto estado. condición.

Por tanto, su uso es muy básico: sirve para determinar el nivel de consumo que requiere la vivienda. Si bien se dice así, puede que no suene relevante, hoy con los altos precios de la electricidad, conocer estos datos puede ser de suma importancia para los compradores de vivienda.

¿El certificado energético es obligatorio para vender un piso?

Sí, con la última reforma de la ley en junio de 2013, este documento es de obligado cumplimiento para poder vender un piso en toda España y debemos presentarlo ante notario para concretar la venta. Si no lo tenemos en el momento de la firma, el notario puede negarse a proceder con la venta.

Además, no solo necesitamos el certificado energético para vender una casa ante notario. También es necesario añadir la etiqueta energética (como la del electrodoméstico) en los anuncios de venta de los portales inmobiliarios. De lo contrario, la administración podría multarnos.

¿Cómo conseguir la certificación energética?

Teniendo en cuenta que el certificado energético es un documento obligatorio para poder vender o alquilar una propiedad, ahora necesitamos saber cómo conseguirlo.

Un certificado energético no es un trabajo obtenido en un establecimiento, sino un examen que debe aprobar nuestra casa o nuestro local antes de que pueda ponerse a la venta. Para ello tendremos que:

Recurra a los servicios de un experto en la materia, más conocido como certificador energético. Lo podemos conseguir en la web o mediante las listas disponibles en las asociaciones comerciales. Si estamos vendiendo con una inmobiliaria, ellos se encargarán de buscar y contratar al técnico.

Es importante que el responsable de realizar esta revisión tenga experiencia y, si es posible, que sus estudios lo respalden. Es decir, a pesar de que son muchos los profesionales que se dedican a esta tarea de moda, siempre es más recomendable contratar a los certificadores que sean arquitectos o ingenieros, ya que sus recomendaciones van más allá de las que una persona que solo ha realizado curso de certificación energética.

El técnico debe visitar la casa para preparar el certificado. Durante la inspección, el profesional evaluará las condiciones energéticas de la vivienda y realizará el informe respectivo. Esto incluirá el nivel de consumo de la vivienda y las posibles mejoras que se pueden realizar para mejorar la certificación energética.

Luego el técnico (o nosotros si lo desea) debe registrar el documento ante el organismo competente de nuestro municipio para obtener la respectiva etiqueta energética, que no es más que un resumen visual del documento.

¿Cómo registrar el certificado energético?

El técnico que contratamos se encarga de este trámite y este está incluido en el precio que se nos cobrará por gestionar el documento.

Sin embargo, si queremos, también podemos hacer la grabación. Para hacer esto, debemos:

Acceder o buscar en el portal web del organismo competente de nuestra comunidad autónoma (por ejemplo, en Barcelona, el Instituto Catalán de la Energía).

Podemos registrarnos electrónicamente presentando el certificado energético que nos entrega el certificador y el formulario de solicitud que podemos encontrar en la web de la organización correspondiente. Sin embargo, algunas regiones permiten que este procedimiento también se realice en persona.

Para la inscripción puede que tengamos que pagar unas tasas cuyo precio dependerá de la Comunidad Autónoma. Aunque en algunas regiones este registro se puede realizar de forma gratuita (Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Comunidad de Madrid y País Vasco).

¿Qué precio tiene el certificado energético?

El precio del certificado energético varía en función del inspector que contratemos, así como de los factores de la casa: ubicación, tipo de inmueble, metros cuadrados … el coste también se verá afectado por la tasa de registro.

El precio medio de un certificado energético en España ronda los 60 euros. Pero, por ejemplo, por un piso de 73 metros cuadrados ubicado en Barcelona, podemos pagar entre 80 euros y 150 euros dependiendo del técnico elegido.

¿Cuántos años de vigencia tiene el certificado energético?

Un certificado energético tiene una validez de 10 años. Si lo tenemos y no ha caducado, no es necesario renovarlo para venderlo. Sin embargo, si hemos realizado reformas o reparaciones importantes en el piso, tendremos que gestionarlo de nuevo para completar la venta.

¿Qué pasa si no tengo el certificado energético para vender el piso?

Hoy en día, todos aquellos que deseen vender una propiedad deben presentar el certificado energético en regla. Como mencionamos, si no lo tenemos, podemos correr el riesgo de que el notario no nos permita firmar la venta sin presentar este documento.

Además, si al inicio de la entrada en vigor de esta ley muchos consumidores optaron por hacer trampa para no pagar esta inspección, lo cierto es que no tenerla en regla puede resultar en una multa más que sustancial.

El costo de esta sentencia depende de la gravedad del delito. Por ejemplo: anunciar la propiedad sin añadir la etiqueta energética se considera una infracción leve y cuesta alrededor de 300 euros. Sin embargo, recurrir a la falsificación del certificado energético se considera una infracción grave y la multa puede llegar a los 6.000 euros.

¿Qué se tiene en cuenta para otorgar el certificado energético?

Como mencionamos anteriormente, este certificado se obtiene luego de evaluar el estado de la casa, ahora ¿qué aspectos mira el certificador? Teniendo en cuenta que lo que se busca en este documento es indicar la cantidad de energía requerida por la propiedad, el certificador considerará aspectos como:

Aislamiento de la casa (ventanas y toldos si los tiene)

Estado de fachadas y suelos.

Estado de las habitaciones para identificar las habitables y las no habitables.

Estado de las instalaciones de agua y refrigeración (fugas de CO2)

A estos aspectos a revisar, el certificador agregará en su evaluación posibles mejoras para mejorar la “calificación” de la vivienda. Recuerde que la clasificación utilizada es la misma que se encuentra en las etiquetas de certificación energética de los electrodomésticos. Por tanto, si nuestra casa es muy eficiente, obtendrá una A; mientras que una baja eficiencia le daría un G.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *